Dice la canción

Las ocho y diez de Conchita

album name

Incendios

7 de noviembre de 2016

Significado de Las ocho y diez

collapse icon
La letra de la canción "Las ocho y diez" de Conchita es un relato sobre el agotamiento emocional causado por una relación en la que las disculpas se repiten una y otra vez sin un cambio real ni una verdadera comprensión. Con metáforas del paso del tiempo marcado por las horas, la canción expresa la frustración ante excusas vacías que se acumulan como un peso en la mente del protagonista.

En el primer verso, "Son las ocho y diez, y vuelves otra vez / A pedir perdón y van más de quinientas", se revela cómo la repetición de disculpas ha llegado a un punto en el que ya no surten efecto. El narrador reconoce esta dinámica tóxica al analizar que algo no va bien en la cabeza de su pareja, quien parece incapaz de entender sus acciones.

La canción muestra una evolución emocional cuando el narrador decide alejarse al decir: "Y serás tu quien tenga que perdonar". Se establece un límite claro después de soportar innumerables ciclos repetitivos de disculpas vacías. La metáfora del reloj marcando las horas refleja el continuo desgaste emocional al que se somete, hasta llegar a la conclusión de que es mejor seguir adelante y buscar otra salida.

A lo largo de la canción, se destaca la retórica llena de ironía al aplaudir "tus frases hechas" o sonreír con "tu franqueza", sugiriendo una sutil crítica hacia las disculpas superficiales y repetitivas. La idea de bailar con flamencas como forma de escape evidencia esa necesidad imperiosa de libertad frente a un diálogo hueco y desgastado.

El título mismo, marcando una hora específica, enfatiza la constante repetición y reiteración del comportamiento dañino en la relación. La falta de escucha por parte del otro personaje resuena en versos como "Hace algún tiempo que nadie escucha ya", indicando un distanciamiento emocional creciente.

Conchita logra transmitir con maestría los sentimientos complejos relacionados con una relación estancada, donde las palabras pierden significado y los gestos vacíos señalan el final inevitable. A través de este análisis profundo dentro del contexto musical pop, queda clara la trascendencia emocional detrás de cada palabra cantada.

En cuanto al álbum "Incendios" donde se incluye esta canción, posiblemente pueda explorarse si existe un hilo conductor sobre relaciones interpersonales o desafíos emocionales recurrentes. Comparativamente, se podría indagar si otras canciones del mismo disco abordan temáticas similares para ampliar el análisis contextual.

En resumen, "Las ocho y diez" es mucho más que una simple melodía pop; es un retrato vívido e introspectivo sobre los altibajos emocionales en una relación complicada. A través de sus letras cargadas de significado oculto e ironía sutil, Conchita logra transmitir ese agotamiento psicológico generado por las constantes disculpas vacías y el anhelo final por liberarse hacia nuevas oportunidades.

Interpretación del significado de la letra realizada con IA.

Son las ocho y diez, y vuelves otra vez
A pedir perdón y van más de quinientas
Que si no se que, que si más allá
Y se enredan tus excusas en mi puerta

Ya lo analice, en tu cabeza
Algo no va bien, no hay quien te entienda
No sabes por que, ya nunca aciertas
Mientes otra vez, nunca lo intentas

Son las ocho y diez y volverás después
Ya perdí la cuenta, van más de quinientas
Que si no se que, que si más allá
Se amontonan tus excusas en mi puerta

Me pongo aplaudir, tus frases hechas
Me haces sonreír, con tu franqueza
Miro tu whattasapp y mi respuesta
Me voy a bailar, con tres flamencas

Son las ocho y diez y vuelves otra vez
A pedir perdón y irán más de seiscientas
Que si no se que, que si más allá
Ya hace eco tu discurso en mi cabeza

Y la verdad
Hace algún tiempo que nadie escucha ya
Pides perdón y como el humo se va
Pides perdón si intentar aceptar

Y la verdad
Yate repites yme empiezo a cansar
Entenderás que yo me voy a marchar
Y serás tu quien tenga que perdonar

Son las ocho y diez y vuelvas otra vez
Ya perdi la cuenta, van más de ochocientas
Que si no se que, que si más allá
Y se enreda tu discurso en mi cabeza

Son las ocho y diez y volverás otra vez
Mejor da la vuelta y búscate otra puerta
Que si no se que, que si más allá
Ya suena hueco tu discurso en mi cabeza

Son las ocho y diez y volverás despues
Mejor da la vuelta y búscate otra puerta
Que si no se que, que si más allá
Ya cariño, ya yo estoy en otra fiesta

0

0