Dice la canción

Una Vuelta Más de Amistades Peligrosas

album

Pacto de Sal

8 de febrero de 2019

La canción "Una Vuelta Más" interpretada por Amistades Peligrosas, perteneciente al álbum "Pacto de Sal", es una pieza musical que se adentra en las complejidades de las relaciones amorosas y la dificultad de romper con un ciclo tóxico. El protagonista narra su lucha interna por liberarse de una dinámica destructiva con su pareja, expresando el deseo de dar "una vuelta más" a pesar de ser consciente del daño que les causa permanecer juntos.

La letra de la canción explora los sentimientos encontrados del protagonista, quien se debate entre el amor que siente por su pareja y la necesidad de alejarse para preservar su propia salud emocional. Se pueden identificar mensajes ocultos sobre la dependencia emocional y la dificultad de romper patrones establecidos en una relación, incluso cuando se sabe que es lo mejor. La ironía presente radica en la contradicción entre querer irse y quedarse a la vez, demostrando la complejidad de las relaciones humanas.

El contexto detrás de la letra puede estar inspirado en experiencias personales o observaciones cercanas sobre relaciones complicadas y los desafíos que suponen para quienes las viven. La música pop utilizada como vehículo para transmitir estos sentimientos añade un componente emotivo a la canción, resaltando la intensidad de los conflictos internos del protagonista.

"Una Vuelta Más" podría compararse con otras obras del grupo Amistades Peligrosas para mostrar una evolución en su estilo musical o temáticas recurrentes en su discografía. Los productores y colaboradores también juegan un papel importante en definir el sonido característico de la canción, así como sus influencias musicales y creativas.

En cuanto a datos curiosos, podría mencionarse si esta canción fue un éxito comercial o recibió reconocimientos especiales por parte del público o críticos especializados. Además, es relevante considerar el impacto cultural que tuvo el lanzamiento de esta canción dentro del contexto social y musical en el año 2019.

La estructura musical de "Una Vuelta Más" puede estar compuesta por instrumentos típicos del pop, como guitarras eléctricas, batería y sintetizadores, creando una atmósfera envolvente que acompaña los mensajes emotivos presentes en la letra. La combinación entre música y letras refuerza el mensaje central sobre el conflicto interno del protagonista respecto a su relación amorosa.

En conclusión, "Una Vuelta Más" es una pieza musical cargada de emociones encontradas y conflictos internos, explorando las complejidades de las relaciones amorosas desde una perspectiva honesta y reflexiva. Amistades Peligrosas logra transmitir un mensaje profundo a través de su música pop, resonando con aquellos que han experimentado dilemas similares en sus propias vidas.

Interpretación del significado de la letra realizada con IA.

ERASMO DE ROTTERDA LyricsENQUIRIDION O MANUAL DEL CABALLERO CRISTIANO
By Genius
138 min
View Original
ENQUIRIDION O MANUAL DEL CABALLERO CRISTIANO Lyrics
ERASMO DE ROTTERDAM

ENQUIRIDION O MANUAL DEL CABALLERO CRISTIANO

TRADUCCIÓN DE ALONSO FERNÁNDEZ DE MADRID

ESTUDIO PRELIMINAR Y NOTAS DE ANDREA HERRÁN SANTIAGO y MODESTO SANTOS LÓPEZ

INTRODUCCIÓN
La obra Enchiridion militis christiani, cuya versión castellana presentamos aquí, se publicó por primera vez en 1503, formando parte de un compendio de textos de Erasmo.
El éxito que tuvo esta obra en su tiempo viene avalado por el hecho de que en los veinte primeros años, desde su aparición, se habían publicado más de 35 ediciones. Entre 1519 y 1523 se imprimieron una media de sietе edicionеs por año. En 1525 Erasmo se mostraba orgulloso de quе еl libro, "que se iba difundiendo por los cuatro puntos cardinales", hubiera ya aparecido en cuatro lenguas vulgares. En los Países Bajos, antes de comienzos de 1600, se habían publicado por lo menos 15 ediciones en lengua vulgar y en Inglaterra no menos de 13. En lengua castellana contamos con ediciones de Alcalá, Toledo, Zaragoza, Amberes, Coimbra.
Esta pluralidad de ediciones revela la extraordinaria acogida que el Enquiridion de Erasmo tuvo en su época. El prestigio que su autor había ganado como erudito filólogo y humanista entre la intelectualidad europea, se vio reforzado con su dedicación al estudio de las letras sagradas.
Sin embargo, el aprecio y estima que sus contemporáneos sintieron por Erasmo,
como hombre de las bonae litterae
no se corresponde con la imagen que ha llegado a
nosotros. Bataillon se hace eco de este olvido cuando contrapone el reconocimiento de sus contemporáneos y la silueta que proyecta en nuestros días el irónico autor del Elogio de la locura o los Coloquios'.
La justificación de una nueva edición de la versión castellana del Enquiridion realizada por Alonso Fernández de Madrid en 1525 no se basará en una reivindicación, a contracorriente, de una supuesta importancia del autor y de su obra, más bien trataremos de mostrar al lector español que, si bien este libro no puede situarse en la cumbre de las obras clásicas, bien merece nuestra atención por varias razones:
En primer lugar, el hecho mismo de la amplia y favorable recepción que tuvo en su tiempo manifiesta por sí misma una importancia histórica real. Ciertamente el Enquiridion no destaca por su originalidad creadora, pero sí por su oportunidad: Erasmo ofreció a sus contemporáneos un texto que, dada la reputación de su autor, ejerció una influencia notable en las conciencias de los hombres de su época, en la medida en qué concibió una nueva manera de vivir la religión.

“Se noca no sé qué contradicción entre el Erasmo de nuestros padres y abuelos -cuya burlona sonrisa es una
como anticipación de la de Voltaire-, y el Erasmo a quien sus contemporáneos veneraron como a “excelente doctor verdaderamente teólogo". M. Bataillon en el prólogo a la edición de Dámaso Alonso, EZ Enquiridion o Manual del caballero cristiano, CSIC, Madrid, 1971, pág. 8.

DIVISIÓN DEL LIBRO Y SU MANERA DE PROCEDER ASÍ EN LOS VIII CAPÍTULOS PRIMEROS COMO EN LAS XXII REGLAS QUE
DESPUÉS SE PONEN
Capítulo I. Muestra la necesidad que el cristiano tiene de estar siempre armado, pues toda su vida ha de pelear; y declárase que pelea es ésta, y cuáles los enemigos, y cuánta razón es que el cristiano los venza, pues la victoria está en su mano. Y en este capítulo también se trata de las señales en que se conoce la enfermedad y muerte del alma.
Capítulo II. Con qué armas se han de vencer los enemigos del caballero cristiano y la necesidad que hay de ellas; las cuales principalmente son la oración y la ciencia; y cómo se deben leer las ciencias humanas y la excelencia que las letras de la Santa Escritura tienen sobre las otras. Donde se ponen muchas alegorías de ella, señaladamente comparando la Santa Escritura al maná, y otras cosas provechosas en esta materia.
Capítulo III. Que la principal filosofía y más cierta sabiduría del cristiano ha de ser conocerse así mismo. Y trátase largamente de dos sabidurías , una falsa y otra verdadera, una humana y otra divina, una dañosa y otra provechosa, y la diferencia que hay entre ellas.
Capítulo IV. De las dos partes que hay en el hombre, alma y cuerpo, que llamamos hombre interior y hombre exterior, y de la monarquía o república que hay dentro de él, según dos maneras de alma, que son: razón superior e inferior, o espíritu y alma.
Capítulo V. De la divinidad y contrariedad de afecciones y pasiones que hay en el hombre, con otras cosas que hacen a este propósito; y cómo algunos vicios son más o menos apropiados a los hombres, según las naciones y complexiones.
Capítulo VI. Prueba y confirma por la Santa Escritura lo que se dijo en el capítulo IV del hombre interior y exterior, con alegorías tocantes a la contienda que es entre el espíritu y la carne.
Capítulo VII. Colige de todo lo dicho, según Orígenes, que hay tres partes en el hombre, conviene a saber: carne, alma y espíritu, y trátase de los oficios de cada una de éstas con sus ejemplos, considerado que hay dos maneras de alma, como se dijo en el capítulo IV.
Capítulo VIII. De la necesidad que hay de dar reglas de vivir, como adelante se pone, y el provecho que de ellas resulta para curar las tres reliquias que en el hombre quedaron del pecado original, que son: ceguedad, carne y flaqueza o poco esfuerzo.

como hombre de las bonae litteraet no se corresponde con la imagen que ha llegado a nosotros. Bataillon se hace eco de este olvido cuando contrapone el reconocimiento de sus
contemporáneos y la silueta que proyecta en nuestros días el irónico autor del Elogio de la locura o los Coloquios'.
La justificación de una nueva edición de la versión castellana del Enquiridion realizada por Alonso Fernández de Madrid en 1525 no se basará en una reivindicación, a contracorriente, de una supuesta importancia del autor y de su obra, más bien trataremos de mostrar al lector español que, si bien este libro no puede situarse en la cumbre de las obras clásicas, bien merece nuestra atención por varias razones:
En primer lugar, el hecho mismo de la amplia y favorable recepción que tuvo en su tiempo manifiesta por sí misma una importancia histórica real. Ciertamente el Enquiridion no destaca por su originalidad creadora, pero sí por su oportunidad: Erasmo ofreció a sus contemporáneos un texto que, dada la reputación de su autor, ejerció una influencia notable en las conciencias de los hombres de su época, en la medida en qué concibió una nueva manera de vivir la religión.

1 “Se noca no sé qué contradicción entre el Erasmo de nuestros padres y abuelos -cuya burlona sonrisa es una como anticipación de la de Voltaire-, y el Erasmo a quien sus contemporáneos veneraron como a “excelente doctor verdaderamente teólogo". M. Bataillon en el prólogo a la edición de Dámaso Alonso, EZ Enquiridion o Manual del caballero cristiano, CSIC, Madrid, 1971, pág. 8.

DIVISIÓN DEL LIBRO Y SU MANERA DE PROCEDER ASÍ EN LOS VIII CAPÍTULOS
PRIMEROS COMO EN LAS XXII REGLAS QUE
DESPUÉS SE PONEN

Capítulo I. Muestra la necesidad que el cristiano tiene de estar siempre armado, pues toda su vida ha de pelear; y declárase que pelea es ésta, y cuáles los enemigos, y cuánta razón es que el cristiano los venza, pues la victoria está en su mano. Y en este capítulo también se trata de las señales en que se conoce la enfermedad y muerte del alma.
Capítulo II. Con qué armas se han de vencer los enemigos del caballero cristiano y la necesidad que hay de ellas; las cuales principalmente son la oración y la ciencia; y cómo se deben leer las ciencias humanas y la excelencia que las letras de la Santa Escritura tienen sobre las otras. Donde se ponen muchas alegorías de ella, señaladamente comparando la Santa Escritura al maná, y otras cosas provechosas en esta materia.
Capítulo III. Que la principal filosofía y más cierta sabiduría del cristiano ha de ser conocerse así mismo. Y trátase largamente de dos sabidurías , una falsa y otra verdadera , una humana y otra divina, una dañosa y otra provechosa, y la diferencia que hay entre ellas.
Capítulo IV. De las dos partes que hay en el hombre, alma y cuerpo, que llamamos hombre interior y hombre exterior, y de la monarquía o república que hay dentro de él, según dos maneras de alma, que son: razón superior e inferior, o espíritu y alma.
Capítulo V. De la divinidad y contrariedad de afecciones y pasiones que hay en el hombre, con otras cosas que hacen a este propósito; y cómo algunos vicios son más o menos apropiados a los hombres, según las naciones y complexiones.
Capítulo VI. Prueba y confirma por la Santa Escritura lo que se dijo en el capítulo IV del hombre interior y exterior, con alegorías tocantes a la contienda que es entre el espíritu y la carne.
Capítulo VII. Colige de todo lo dicho, según Orígenes, que hay tres partes en el hombre, conviene a saber: carne, alma y espíritu, y trátase de los oficios de cada una de éstas con sus ejemplos, considerado que hay dos maneras de alma, como se dijo en el capítulo IV.
Capítulo VIII. De la necesidad que hay de dar reglas de vivir , como adelante se pone, y el provecho que de ellas resulta para curar las tres reliquias que en el hombre quedaron del pecado original, que son: ceguedad, carne y flaqueza o poco esfuerzo.

RESPUESTA DEL EMPERADOR A ERASMO, TRASLADADA DE LATÍN EN ROMANCE CASTELLANO.

Carlos, por la divina clemencia electo Emperador de Romanos, Augusto.
Honrado, devoto y amado nuestro, en dos maneras nos hemos holgado con tu carta: lo uno por ser tuya, y lo otro porque entendimos por ella comenzar ya a deshacerse la secta luterana. Lo primero debes tu al singular amor que te tenemos, y lo otro te debemos a ti, no solamente Nos, mas aun toda la República cristiana, pues por ti solo ha alcanzado lo que por Emperadores, Pontífices, Príncipes, Universidades, y por tantos y tan señalados varones hasta ahora no había podido alcanzar. Por lo cual conocemos, que ni entre los hombres inmortal fama, ni entre los santos perpetua gloria te puede faltar. Y por esta tu felicidad entrañablemente contigo nos holgamos. Resta que pues con tanta felicidad has tomado esta empresa, procures con todas tus fuerzas de llegarla hasta el cabo, pues por nuestra parte nunca hemos de faltar a tu santísimo esfuerzo, con todo nuestro favor y ayuda. Lo que escribes de lo que acá se ha tratado sobre tus obras leimos de mala gana,’ porque parece que en alguna manera te desconfías del amor y voluntad que te tenemos, como si en nuestra presencia se hubiese de determinar cosa alguna contra Erasmo, de cuya cristiana intención estamos muy ciertos. De lo que consentimos buscar en tus libros, ningún peligro hay, sino que si en ellos se hallare algún humano descuido, tú mismo amigablemente amonestado lo enmiendes, o lo declares de manera que no dejes causa de escándalo a los simples, y con esto hagas tus obras inmortales y cierres la boca a tus murmuradores, pero si no se te hallare cosa que de razón merezca ser calumniada, no ves cuanta gloria tú y tu doctrina habréis alcanzado? Queremos pues que tengas buen corazón y te persuadas que de tu honra y fama jamás dejaremos de tener muy entera cuenta. Por el bien de la República haber yo hecho todo lo que en nuestra mano ha sido no hay por qué alguno lo deba dudar. Lo que al presente hacemos y de aquí adelante pensamos hacer, más queremos que la obra lo declare; una cosa te pedimos, que en tus oraciones no dejes de encomendar nuestras obras a Jesucristo todo poderoso. Hecha en Burgos a 14 de Diciembre. Año de M.D. y XXVII, y de nuestro imperio nono.
En el sobre escrito.
Al honrado, devoto y amado nuestro Deside. in Roter. de nuestro Consejo.

Síguense las XXII reglas
Regla I. Contra el mal de la ignorancia. Trata cómo la fe es única y singular puerta para todo nuestro bien, y de la certidumbre, firmeza y autoridad de la Santa Escritura y de lo que por ella se nos enseña.
Regla II. Que el camino de Jesucristo, que es su santa doctrina, y el ejemplo de su gloriosa vida, se ha de tomar sin excusa ni dilación, saliendo con mucha presteza de los vicios; y que es yerro pensar nadie que no le toca la imitación y seguimiento de la vida y consejos de nuestro Señor, sino sólo a los frailes o a los perfectos.
Regla III. Cuánto menos trabajo y dificultad hay en servir a Dios que al mundo y al demonio, discurriendo por los estados y ejercicios de los hombres y comparando las circunstancias del camino del cielo al del infierno.
Regla IV. Que el fin y último respeto de nuestras obras y devociones ha de ser sólo Jesucristo, y donde esta intención falta no es la obra limpiamente cristiana. Considerando y examinando tres órdenes o diversidades que hay en las obras humanas y poniendo notables ejemplos de cada una de ellas.
Regla V. Muy singular y necesaria, que todas las cosas visibles y temporales se deben
* tener en poco en comparación de las invisibles y eternas, a las cuales se ha siempre de
levantar nuestro corazón; y cuáles son obras de espíritu y cuáles de carne. Donde se ponen
muchas doctrinas cristianas y se trata largamente de las ceremonias, cómo se han de tomar,
i
Regla VI. Cómo debe el cristiano plantar en su corazón verdadero conocimiento de
las cosas, no siguiendo los juicios vanos de la gente. En esta sexta regla hay un muy notable capítulo del propio juicio y parecer que ha de tener y seguir en todas las cosas quien quisiere vivir como verdadero cristiano y obrar conforme a la vida y doctrina de Jesucristo, nuestro espejo y dechado verdadero.
Regla VII. Aconseja al que por su flaqueza no pudiere tan presto ser muy bueno y perfecto, que, al menos por lo que le toca, trabaje por no ser malo, y después pase también adelante.
Regla VII. Que no se tenga por más olvidado de Dios el que más es tenido, donde se ponen ejemplos de santos, etc.
Regla IX. Cuánto nos62 cumple estar sobre aviso para resistir a las tentaciones luego al
principio de ellas y no dejarlas crecer ni tomar fuerza.
Regla X. Contiene algunos remedios en general que aprovechan para contra cualquier tentación.
Regla XI. Que en la tentación hay dos peligros: o de ser hombre vencido o de ensoberbecerse habiendo vencido; y los remedios para uno y para otro?
Alcalá: “más”
Regla XII. Que de la tentación podemos tomar ocasión y materia para más virtud, haciendo obras contrarias a lo que el enemigo nos amonesta; y lo que en esto podemos ganar.
Regla XIII. Que así debemos pelear en la tentación presente como si ésta fuese la postrera, pero sin descuidarnos de la que vendrá tras ella.
Regla XIV. Que es cosa peligrosa no hacer caso de cualesquier vicios por livianos que sean y que cada día procuremos de quitar siquiera un poquito de nuestros vicios y añadir algo en las virtudes.
Regla XV. Cómo se debe cotejar el trabajo del pelear con el vicio del pecar, y lo que en esto se debe considerar.
Regla XVI. Que no perdamos la esperanza de mejorar por la gracia de Dios y por nuestro trabajo, aunque algunas veces haciendo a nuestro parecer lo que es en nosotros, todavía somos vencidos.
Regla XVII. Que el más singular y propio remedio para las tentaciones es la cruz y pasión de Jesucristo , y en qué consiste el principal fruto de este árbol santísimo , tomando ejemplo de él contra todos los vicios y otras pasiones.
Regla XVIII. De la dignidad y excecencia del hombre y de la fealdad del pecado. Regla XIX. Quién es Dios y quién es el diablo, y el cargo en que somos al uno o al
otro.
Regla XX. Cuán diferentes galardones se dan en esta vida y se prometen para la otra por las virtudes y por los vicios.
Regla XXI. De la brevedad de esta vida y de la certinidad de la muerte.
Regla XXII. y final. Cuánto se debe temer hombre que no vendrá a estado de verdadera penitencia, si desde luego no se enmienda.
Finalmente se ponen otros cuatro capítulos que contienen remedios particulares y necesarios contra cuatro vicios más señalados, donde se ponen hartas cosas asaz notables. Y porque se verá en sus propios lugares, esto baste por suma de aquellos cuatro capítulos últimos.63 *
FIN DE LA TABLA
En la edición de Amberes, 1555, sigue esta advertencia: “Está a la postre añadido un Tratado o Sermón del
Niño Jesús. compuesto por el mismo Doctor Erasmo, y una Paráclesis o Exhortación del mismo autor”.

PROLOGO
del autor a un amigo suyo, a quien enderezó este libro
Me has pedido con mucho deseo, hermano muy amado en nuestro Señor, que te diese por escrito alguna breve y compendiosa forma de bien vivir, por cuya instrucción puedas alcanzar a tener tu alma dispuesta para que more en ella Jesucristo. Y me dices que ha ya días que esa vida del palacio te tiene enojado, y que en otra cosa no piensas, sino en cómo podrás salir de ella dejándola con todos sus daños y provechos, y, como quien se escapa de Egipto, querrías alguna buena guía cual fue Moisés al pueblo de Israel, con que poder caminar prósperamente por la carrera de las virtudes.
Cuanto yo más caramente te amo, hermano mío, tanto más enteramente me gozo de este tu propósito tan saludable, el cual yo espero que quien tuvo por bien despertarle en ti, tendrá cuidado de acrecentarle y llevar adelante, sin que para esto haya necesidad de mí. Pero con todo eso yo acuerdo de obedecer en esto de muy buena voluntad, así por ser tan amigo el que pide como por ser cosa tan justa y santa la que se pide. Mas debes esforzarte todavía y tomar tal cuidado por donde parezca que ni tu has buscado en balde estos medios para proveer a tu necesidad, ni yo me he puesto sin fruto a escribirlos por obedecer en esto a su voluntad. Antes nos concordemos entrambos en un mismo deseo pidiendo que venga en nosotros aquel muy piadoso Espíritu Santo, para que a mí me ofrezca cosas saludables que escribir, y a ti dé gracias para poderlas obrar.
Capítulo I. Que es necesario velar siempre y estar sobre aviso en esta vida.
Lo primero que te aconsejo es que una y muchas veces traigas a la memoria que toda la vida de los mortales no es aquí sino una perpetua guerra, según lo afirma aquel muy ejercitado en ella y nunca vencido caballero Job , y así andan las gentes por la mayor parte muy engañadas. Porque este mundo embaucador les tiene ocupados y embobecidos los entendimientos con sus trampantojos65 y engaños halagüeños, haciéndoles entender que ya
han vencido del todo y que ya es acabada esta guerra. Y así se están holgando, cuando menos es tiempo de holgar, y descuidados, como si no tuviesen con quien pelear. Y es cosa espantable que, como quien ya tiene muy cierta paz, con tanta seguridad duermen muy a su sabor; y no miran cuántos escuadrones de vicios pelean siempre con todas sus armas contra nosotros y cuántas artes buscan y ardides para engañarnos, y cuántas asechanzas ponen para tomarnos a manos.
Así Alcalá, Amberes: “traspantojos", trampa ante ojo, enredo o tapujo.

Estate atento, pues, guárdate y mira por ti, que por la parte superior velan siempre' bre ti y sobre cada uno los demonios muy malvados y no menos diligentes para tu :i
Jcstrucción66, armados de mil engaños y de mil astucias para empecernos67. Los cuales con
Pechas encendidas e impregnadas68 de ponzoña mortal, y con sus tiros mucho más certeros J
ic los de Hércules y que los de Céfalo desde lo alto enclavarán nuestras almas o j sembrando en ellas cizañas o poniendo sus ministros que por muchas vías impidan elS; Evangelio de Cristo y persigan a sus ovejas, si en el escudo de la fe viva no lo recogemos, > como abajo se dirá.
Tras éstos verás, si bien te catas en rededor, que a mano derecha y a mano izquierda y ¡ por delante y por detrás, anda otro cruel enemigo que nos combate, que es el mundo, de ¡ quien dice san Juan gue todo está armado sobre vicios, por lo cual es contrario a Cristo, y
así es aborrecido de ÉL
El combate de este tu enemigo y su manera de pelear no es siempre de una manera,,!
sino de muchas69. Porque unas veces con adversidades, declarándose por enemigo, combate
a ojos vistas con recios golpes de su artillería los muros de nuestro corazón. Otras veces
con largas promesas, aunque vanas, nos convida e importuna que seamos traidores a Dios.
Otras, con minas secretas y hechas al través, se llega hasta dar sobre nosotros, sin que Je f podamos ver por tomarnos seguros y descuidados. Finalmente, también por la parte *
inferior nunca aquella engañosa serpiente, que fue la primera destruidora de nuestra paz,
deja de ponernos asechanzas y tenernos armada celada, y porque a veces se esconde en la
yerba verde volviéndose de su color70 71 72, y esto es cuando so color de algún bien nos hace ,
pecar poniendo algunas apariencias con que encubrir el mal del pecado. A veces escondida
en sus cuevas nos aguarda y toda revuelta y hecha roscas, no cesa de mirar cómo podrá roer
los calcañales a esta nuestra mujer, que ya una vez fue corrompida por sus engaños.
Quiero decir que por otra parte nunca el demonio deja de andar buscando ocasiones y revolviendo mil mañas para tener alguna entrada en nosotros o asirnos por cualquier parte. Y para aprovecharse de nosotros más ligeramente procura de atraer a.sí este nuestro cuerpo, porque sabe que ya después del primer pecado original que el mismo demonio trajo, que fue cuando nuestros primeros padres pecaron, desde entonces quedó esta nuestra humanidad flaca e inclinada a mal., Y por eso yo ahora llamé mujer a la parte carnal del hombre, y así has de entender que ésta es otra nuestra Eva, por cuyo medio aquella astuta serpiente convida nuestras almas y procura engolosinarlas a pestilenciales deleites.
Y sobre todo esto como si no nos bastase por acá de fuera estar así cercados por todas partes y de tantas maneras de enemigos, traemos otro peor dentro en los escondrijos del corazón may familiar y bien de verdad ladrón de casa, tanto más peligroso que todos, cuanto más dentro está aposentado. Este es aquel viejo y terrenal Adán, conviene a saber, la parte de nuestra alma que está más junta o pegada a este cuerpo y que le sustenta o da

vida, que se quedó siempre inficionada73 de la inclinación del pecado, el cual en la
conversación y compañía nos es más que vecino y en los deseos más que enemigo. Y es aun de tal cualidad que ni le podemos apartar del muro sin muy especial gracia divina, ni lleva remedio echarle fuera del alcázar, sin que Dios para ello por especial manera nos ayude. Y por esto cumple que con más de cien ojos velemos sobre él, porque no abra la puerta de este homenaje de Dios a los demonios sus enemigos.
Pues, siendo muy averiguado que tan temerosa y tan dificultosa guerra nos tiene en aprieto, y que nuestra pelea es con tantos enemigos, hechos todos de concierto conjurados y hallados para nuestra destrucción, tan despiertos, tan armados, tan ajenos de guardar fe, ni de tener ley con nadie y tan ejercitados en la guerra, dime, qué locura tan grande es la nuestra, no tomar nosotros contra ellos las armas, no poner rondas y velas, no recatarnos de toda cosa y no recelarnos de cada una?. Si no muy seguros, como en tiempo de paz, así nos estamos tendidos durmiendo de buen reposo y holgándonos a nuestros vicios y por nuestro pasatiempo curamos muy bien de la tez del rostro, como dicen, conviene a saber, procuramos las cosas del cuerpo.
Y como sí esta nuestra vida fuese un continuo banquete y no una larga guerra, como
lo es, así, en lugar de estar en los reales y tiendas, nos deleitamos en nuestras camas; en lugar
de las duras armas, nos coronamos de rosas y flores; quiero decir, que en lugar de ejercicios) militares y guerra, nos damos a ociosidad y vicios, que es dejar al menor tiempo la lanza y - tomar el arpa, como si ésta que nosotros tenemos por paz no fuese la más cruel guerra y la \ más fiera que se puede pensar. Porque en verdad todo aquel que hace paz con los vicios quebranta la postura que con Dios capituló cuando fue bautizado. Y tú, loco desvariado, estás muy contento y osas a boca llena decir que ya todo está en paz, y estás muy satisfecho que ya hay paz, teniendo por otro cabo a Dios por enemigo, que sólo es la verdadera paz y el hacedor de ella, y no miras cuán claramente te contradice Él mismo por su profeta diciendo: "No tienen paz los malos"74.
Porque sin duda no hay con Dios otra capitulación de paz sino que todo el tiempo que tuviéremos a cargo esta tenencia de nuestro cuerpo, que es hasta que Dios nos descargue de él, peleemos contra los vicios con odio capital y con todas nuestras fuerzas. Porque de otra manera, si con los vicios hacemos concordia, de necesario hemos de tener a Dios por enemigo, siendo Él quien nos puede hacer bienaventurados con su amistad o destruirnos con su enemistad. Para lo cual tiene dos causas muy grandes. La una, porque nos pasamos al bando de sus contrarios, y así somos de la parte de los que no tienen con Él parte, porque ya veis cómo podrán las tinieblas tener parte con la luz75. Y la otra,
porque como muy desagradecidos no le guardemos la fe prometida, y con gran engaño y maldad quebrantemos aquel asiento que con tanta solemnidad y con tan santas ceremonias hicimos con El. '
Cómo? No sabes tú, oh caballero cristiano, que cuando entraste primero en la Iglesia católica de Jesucristo, que fue al tiempo que con aquella santa agua fuiste lavado y con tan santos misterios santificado, luego tu nombre se asentó en la nómina de tu capitán,
inficionada por “infectada"

Is. 48,22
2 Co. 6,14

En el texto " destruición”
empecemos por “dañamos"
En el texto “herboladas" por “enherboladas"
1,9 Alcalá: “muchas y diversas"
70
Alcalá: “de su mismo color"
Alcalá: “hubo sido corrupta"
Alcalá: “traemos otro dentro"

e| jismo Jesucristo, a quien debías tu vida por dos causas76; una porque te la dio, y s
’*** "icen el santo Bautismo te la restituyó? Y así a Él le debes el alma y la vida y todo ; ¡bremas No te acuerdas asimismo del homenaje solemne que hiciste entonces, cuando jJK ’urastc de ser siempre obediente a este tan bendito capitán y emperador? Y que tras esto demás de las insignias de la caballería que recibiste, para más obligarte y para más . autorizar la dignidad y festejar aquella solemnidad, ce dio otras joyas, que son su» santos ¡ Sacramentos, y con grandes juramentos y protestaciones obligaste tu cabeza de nunca hacerle traición so muy graves penas y maldiciones. A qué propósito piensas que te ponían en la frente la señal de la cruz, sino para que debajo de aquélla que es tu bandera peleases todos los días que vivieses? Para qué fin crees que como a luchador, según se solía usar, te ungían también a ti con aquel su sagrado óleo, sino para que te aparejases a perpetua lucha contra los vicios? No miras cuánta venganza y cuán pública deshonra de ¡ todos recibe acá entre los hombres, el que al más recio tiempo, de pura cobardía, desampara su bandera, y dejando en el peligro a su capitán se sale afuera? Pues dime, por qué tú haces tal escarnio del tuyo, que es Jesucristo, y no te retrae de hacer tal traición-el miedo, sabiendo que es Dios, ni el amor, viendo que por tu causa se hizo hombre? Cuyo renombre, pues le traes siempre delante (que de Cristo se llama siempre cristiano), aun te debería poner delante qué es aquello que le prometiste. Dime, traidor, por qué te quieres pasar a su enemigo, de cuyo poder ya una vez te rescató con aquel precio de su propia sangre? Por qué tornas otra vez a servir y llevar sueldo en el real de sus enemigos? Con qué cara osas alzar pendones contra tu mismo Rey habiendo Él puesto su vida por ti,, pues que sabes cómo Él mismo lo dijo, que "quien no es con Él es contra Él"77, y el que no se
junta a Él para ayudarle a coger y allegar78 con una caridad universal, éste tal favorece al
demonio que entiende en desbaratar y desperdiciar inventando sectas y parcialidades.
Y tú sirves a su enemigo no solamente con feo renombre de traidor y de siervo del mundo y del diablo, mas por sueldo malaventurado. Y quieres saber qué tal será tu sueldo si al mundo sirves, quien quiera que tu seas? San Pablo, fiel alférez de la caballería cristiana, te responde, diciendo: "La paga y galardón del pecado es la muerte"79. Quién habrá entre
los de acá del mundo tan atrevido que quiera tomar orden de caballería, por muy honrosa que sea, donde el precio de ella supiese que había de ser la muerte del cuerpo? Y tu, desventurado, puedes acabar contigo de servir donde sabes cierto que has de llevar por galardón la muerte del alma?
En estas locas batallas en que, o por odio rabioso, o a lo menos por'miserable necesidad, unos hombres contra otros pelean, no has visto que, cuando la grandeza del despojo prometido, o el temor de venir a manos del cruel vencedor, o la vergüenza de ser tenido por cobarde, o la ambición y deseo de ser alabado o señalado por valiente, incitan o esfuerzan los corazones de los que pelean, ninguna cosa hay, por trabajosa que sea, que con mucho aliento no la traguen, ni por peligrosa que sea, que con alegre deseo no la acometan, y teniendo la vida en muy poco, con cuán gran ardor y cuán a porfía vemos que se mei n
por los enemigos?.

Pues, te ruego ahora que veamos qué es el galardón que estos desventurados con tanto peligro y tanto cuidado esperan alcanzar? Yo te lo diré. Es al cabo, al cabo, que un capitán plático, que es en fin un hombre tal como ellos, los alabe allá a su modo, que es otro lenguaje por sí; o que por mitad del real80 le traigan con mucho regocijo, y la música
es darle cualquier grito, o hacerle alguna coplita no menos desbaratada que todo lo demás de la fiesta; o que les pongan alguna guirnalda de yerbas; o que con ramos de roble en señal de su fortaleza sean coronados; o que les acrecienten algo de su sueldo, porque tengan algunas más blanquillas que poder llevar a sus casas, y que poder jugar en sus tiendas. Y por estas tan donosas mercedes ponen mil veces la vida a peligro.
Y nosotros, al contrario, ni por empacho de nuestra afrenta ni por la codicia de tan gran paga, no queremos esforzamos en pelear, sabiendo que está mirando nuestra batalla el mismo que nos ha de dar la joya? Y qué joyas son las que nuestro capitán ha prometido a los que vencieren? Por ventura son algunas mesas ricas, o muías o cualquiera cosa, como cuentan Homero y Virgilio que Aquiles y Eneas prometían en sus fiestas a los vencedores? No por cierto. Mas son tales y tan maravillosas, que ni ojo las vio ni oreja las oyó, ni corazón de hombre mortal las entendió81, que aún en esta vida a los que bien pelean les da
una consolación admirable y gozo espiritual en el alma para consuelo de sus trabajos entretanto que les da otras verdaderas mercedes, que es la inmortalidad bienaventurada82.
Pasemos ahora más adelante en este propósito, y hallaremos que en las justas o torneos que se hacen o por ejercitar el cuerpo o por ensayarse para las armas o por pasatiempo, donde la fama es la principal parte del precio y no va el negocio de veras, no dejan de dar también a los vencidos o a quien lo hace más ruinmente alguna joya con que se consuelen. Mas nuestra pelea acá no es así cosa de burla, sino de muy gran riesgo yl peligro, donde no andamos tras ganar un fumillo83 de honra sino tras poner en salvo eh
alma; y así como está señalado grandísimo precio para el que esforzadamente peleare, así está establecida gravísima pena al que no hiciere lo que debe.
Es el cielo el que está prometido al que singularmente peleare. Y no se le encenderá la sangre, no seje alzarán las alas, no tomará nuevo aliento, no se le doblarán las fuerzas, no se le avivará la virtud al ánimo generoso del hombre con la esperanza de gozar de tan alto galardón, mayormente siendo prometido por autoridad de Aquel que no es más posible faltar su palabra ni engaños que dejar Él de ser Dios. Demás de esto sabemos que cuanto acá pasa Él lo ve todo, y ninguna cosa hacemos, sino delante de sus ojos, ni es posible huir de su continuo acatamiento; y, juntamente con Él, tenemos sobre nosotros toda la corte celestial, que está mirando nuestra batalla. Y no nos esforzamos con su favor siquiera con la vergüenza de quien nos mira? Ha de alabar nuestro esfuerzo Aquel de quien ser loados es suma felicidad. Pues por qué no ponemos la vida a peligro por alcanzar verdadera gloria como ésta?
Flojo es, por cierto, y apocado el corazón que no se anima por ningún premio. Mas ya que esta esperanza no nos despierta, quién es el hombre, por muy cobarde que sea, que siquiera par miedo del peligro en que se ve y con el deseo de escapar de él no saque fuerzas
je flaqueza y procure de hacer todo su deber?
Cuanto más, que aun en tal caso como éste, ya que el enemigo aquí sea vencedor, por muy tirano y fiero que le queramos pintar, en fin toda su crueldad viene a parar en encarnizarse en el cuerpo del vencido y en sus cosas. Si no, dime si pasó más adelante de hasta aquí el cruel vencedor Aquiles, cuando tuvo en su poder aquel Héctor su enemigo.
Pero acá en nuestro propósito, cuando por malos de tus pecados eres vencido, no se contenta tu enemigo sino con extender su crueldad hasta ejecutarla en aquella parte más preciada que hay en ti, que es el alma, la cual no podía morir aquí por manos de esos otros enemigos. Y así, si no corre peligro que tu cuerpo sea arrastrado después de muerto como
el de Héctor alrededor de su sepultura, como dicen que fue aquél84, pero llegas a punto de
perder el alma y el cuerpo, y que junto uno con otro sea sepultado en el profundo del
infierno, que entra cierto algo más hondo que la otra deshonra del cuerpo de Héctor.
Item, en las guerras del mundo, la mayor desventura que puede acaecer es que la espada del vencedor quite la vida al vencido, sacándole el alma del cuerpo, mas en esta batalla espiritual se le quita al alma su vida, que es Dios. Cosa natural es morir el cuerpo, el ¡cual, aunque ninguno le mata, al fin es forzado que muera de suyo; mas morir el alma, que
jes inmortal, ésta es extremada miseria e infelicidad. jCon cuán gran cuidado guardamos que 'este nuestro corpezuelo no reciba alguna herida, cuánta diligencia ponemos en curarle si acaso la recibe! Y de las que están en el alma, ¡cuán poquito cuidado tenemos! Cuán espantable nos es la muerte de este cuerpo, porque con los ojos corporales se ve, y la triste muerte del alma, porque ninguno la ve, muy pocos la creen y mucho menos la temen, siendo esta muerte tanto más cruel que la otra, cuanto es más perniciosa el alma que el cuerpo y cuanto es Dios más excelente que el alma.
Quieres que te muestre algunas conjeturas por donde puedas conocer la enfermedad del alma o su muerte, aunque con los ojos de fuera no se vea? Pongamos semejantes ejemplos:
Cuando tú ves que el estómago no cuece bien el manjar o no puede bien retenerlo, luego entiendes que hay en el cuerpo alguna enfermedad. Pues has primeramente de tener por cierto que ni aun el pan es taiíto mantenimiento al cuerpo, cuanto es al alma la palabra de Dios. De manera que si tú sintieres que ésta se te hace amarga o que te pone hastío, en tal caso, qué hay que dudar sino que el paladar de tu alma está enfermo y estragado? Y si no puedes abrazar y retener la palabra de Dios y no la recueces y digieres hasta llevarla adentro en las entrañas para reforzar y renovar cada día el alma con ella, manifiesta prueba es que el alma no está bien sana.
Cuando ves que las rodillas y piernas están decaídas y no nada firmes ni enhiestas, jr
los otros miembros están así flacos, y enfermos85 que apenas los puedes traer arrastrando
o mover, conoces luego que al cuerpo le va muy mal. Y no conoces la dolencia que tiene
tu alma, cuando para hacer cualquier obra buena o de piedad está desarmada , o la hace con pesadumbre, tibieza y hastío, cuando no le basta la virtud a sufrir una injuria por pequeña que sea y cuando se deshace y aflige por la pérdida de un poco de dinero?
Después que ya en los ojos falta del todo la vista, y que las orejas dejan de oír, y que sin ningún sentido está pasmado todo el cuerpo, quién pondrá duda sino que el alma sea ya salida de él? Y tú teniendo los ojos del corazón yn obscurecidos que no puedes ver aquella manifiesta lumbre de Dios, que es la verdad, y no oyendo con las orejas del alma, como es razón, las palabras divinas, y careciendo de todo buen sentimiento, crees que tu alma vive?
Ves también, por otra parte, a tu prójimo padecer mil desventuras, y con tal que tu hacienda esté a salvo, en lo demás, ni tienes compasión de él ni se te da un maravedí. Qué me dirás que es la causa porque esto no lo siente tu alma? A la fe, hermano, porque está muerta. Cómo muerta? Porque no tiene en sí a su verdadera vida, que es Dios. Donde’ Dios está, allí mora la caridad, pues el mismo Dios és caridad88. Porque, de otra manera, si
tú eres miembro vivo de Cristo, dime, cómo puede alguna otra parte de este cuerpo (como es el prójimo, que es también miembro) tener dolor, sin que tú también te duelas ni aun lo sientas?
Quiero darte otro ejemplo o señal que no puede ser más cierta para conocer cuando el alma es de muerte. Hiciste un engaño a tu amigo o a quien quiera que sea, o cometiste un adulterio: cierto es que tu alma ha recibido en esto una llaga mortal. Pero con todo eso no solamente estás tú sin dolor de ello mas aún te huelgas de lo que ganaste, y te alabas o tienes contentamiento del mal que hiciste. Si así es, ten por cierto que tu alma está muerta. Si el cuerpo no siente una punzada pequeña de un alfiler, decimos que no está vivo. Y diremos que está viva el alma que a tales heridas está sin sentido?
Item, oyes tú a alguno que sobre pensado dice blasfemias u otras palabras soberbias, maldicientes, deshonestas y sucias, y que con sus dichos rabiosos se enciende contra su prójimo, Cómo has de pensar que este tal hombre tiene el alma viva? Dentro del sepulcro de su pecho está tendida una cosa muerta y hedionda, que es su alma, de donde proceden aquellos malos olores que inficionan a los que están a par de él. Cristo nuestro Redentor llamaba a los fariseos sepulturas blanqueadas por defuera. Por qué, si piensas? Porque dentro de aquellos cuerpos bien compuestos traían las almas muertas. Sepulcro abierto y hediondo es su garganta, decía David por los tales, y con sus lenguas nos engañaban89. Los cuerpos de los buenos y justos, templos son del Espíritu Santo90; los de los malos e injustos ’
son sepulcros de cosas muertas. De manera que encaja en ellos muy bien aquella .; declaración que hacen los gramáticos, diciendo que este vocablo o palabra “Soma", que es griego, y quiere decir cuerpo, está muy cercano de "Sima", que quiere decir hoya o sepultura, porque el pecho donde está el corazón y donde están los pensamientos es un sepulcro, y la boca y garganta son los resquicios y aberturas por donde sale el mal olor de él.
Ten asimismo por cierto que ningún cuerpo queda tan muerto cuando se ha apartado el alma de las carnes, cuanto queda el alma a quien Dios desampara por el pecado; y ningún 'k
Erasmo de Rotterdam '
I
o así muerto y podrido huele acá tan mal a las narices de los hombres como hiede en1 gastamiento de Dios y de todos los santos el alma que está ya de cuatro días muerta,*
quiero decir, por luenga costumbre toda corrompida y sepultada en los vicios.
Así, que es la conclusión, que cuando del corazón del hombre salen palabras malas y
de muerte, necesario se sigue que dentro hay escondida alguna cosa muerta. Y pues, como
el Evangelio dice, lo que abunda en el corazón aquello sale por la boca91, de creer es que
palabras limpias, vivas y de Dios saldrán por la boca, si la misma vida, que es Dios,
estuviese en el corazón; y así también, al contrario de esto, leemos que a Cristo nuestro
r Señor le decían sus discípulos: Señor, a quién otro hemos de ir fuera de ti, pues eres tú el
que tienes palabras de vida? Cómo "palabras de vida"? Porque en verdad, procedían de
/- aquella santísima alma, de quien jamás ni un momento se partió la verdadera vida, que era
la divinidad, y con que también nos restituyó a nosotros a la misma vida inmortal.
Y pues, hasta aquí hemos cotejado el alma con el cuerpo cuanto a las enfermedades y muerte que en ella parecen, queda que hagamos lo mismo cuanto a los remedios que ha menester, para ver si son de una manera y tan ligeros unos como otros. Y cuanto a esto brevemente basta que, como vemos, al cuerpo cuando está enfermo, algunas veces le socorre el médico, y aun después de ya muerto ha habido santos que hartas veces le han vuelto vivo. Mas al alma, después de una vez muerta, sólo Dios la puede resucitar. Y aun esto no sino por una singular y maravillosa virtud y poder suyo, de que El quiere graciosamente usar con quien le place. Pero si cuando ella dejó el cuerpo iba ya muerta, quiero decir, si al tiempo de la partida no iba bien con Dios, ésta tal no resucitará jamás sino para morir siempre en el infierno. De donde se saca otra diferencia que hay de la muerte del alma a esta otra del cuerpo; y es que la del cuerpo o a veces no se siente, o muy en breve se pasa, mas la del alma dura para siempre, y como quiera que, por otra parte, esté más que muerta, pero para sentir siempre su muerte siempre será inmortal.
Y pues sabemos que nos es forzado el pelear y andar tan sobre aviso con tan nuevo y continuo peligro de guerra, qué pasmo, qué seguridad, qué descuido es éste de nuestro corazón tan grandísimo, que ni el miedo siquiera, como hemos dicho, de tan gran mal no nos despierta? Aunque la verdad es, digámoslo todo, que, por otra parte, también es razón que no por eso quedes amedrentado, ni derribe tu ánimo el considerar la mucha copia de enemigos ni sus fuerzas ni sus artes, porque aunque te acuerdes cuán grave adversario tienes, pero cierto no desmayarás si miras cuán presente y cuán a las manos tienes el socorro de Dios. Muchos son contra ti, mas el que está en tu favor, que es Dios, Él solo puede más que todos, y si Dios es por nos, quién contra nos?91 92 93 Si Él nos sostiene, quién
nos podrá derribar?
Pero sea de tal manera esta confianza, que juntamente tengas siempre un gran deseo y
.*• • verdadero, y un firme propósito y determinado de vencer. Y para esto acuérdate que este * / enemigo con quien has de pelear no tiene ya tan enteras sus fuerzas, porque antes de ahora
ha sido quebrantado, desbaratado, destrozado y aun destruido, despojado y del todo vencido de nosotros, pues lo ha sidotte Cristo, que es nuestra cabeza, en cuyo cuerpo siendo miembros podemos decir que entonces le vencimos nosotros en Cristo, y que ahora? ó le vencerá Cristo en nosotros. Conviene a saber: poniendo Él, que es nuestra cabeza, l fuerzas y gracia en nosotros, que somos sus miembros, con que le podamos otra vez'/’ vencer.
De manera que para esto lo principal que te cumple, y de que mayor cuidado has de^ tener, es mirar que seas enteramente miembro de Cristo, porque siendo parte de su cuerpo, . para todo esto y para muy grandes cosas tendrás poder, por la virtud y favor que se te comunicará de Él mismo, que es la cabeza y lo puede todo.
De tuyo, claro está que no eres sino muy flaco y para poco, pero de parte de Cristo, que mora en ti y te da vida verdadera como tu cabeza, no hay cosa que no puedas. Y de aquí se sigue también, que aunque en el mundo las cosas de la guerra siempre están dudosas, y la victoria se suele tener de ambas partes comúnmente por incierta, porque dicen que son cosas que consisten en ventura, pero no es así acá en esta nuestra batalla, sino toda está absolutamente puesta en solas las manos de Dios, y Él la pone en las nuestras para que venzamos. Y de aquí es que no hay ninguno que deje de vencer sino por su culpa, y porque cip amente quiere dejarse vencer. Jamás faltó a nadie la gran bondad y socorro de este nuestro ayudador. No hayas miedo que a ti te falte, antes con solo que tu no le faltes, sino que sepas corresponder de tu parte ayudándote y sabiéndote aprovechar de las mercedes y virtud que por su gran misericordia siempre te enviará, con solo esto haz cuenta que tienes la victoria cierta en las manos. Porque en tal caso Él peleará por ti, y aun la merced que en esto te hace, huelga Él y quiere que se pongan a cuenta de tus merecimientos para galardonártela como obra suya.
Mas, mira, guarda que te cumple que de toda esta victoria a Él solo des las gracias, como a aquel que ha dado para ella enteramente las fuerzas, y que a Él solo y no a ti reconozcas por vencedor, pues sólo Él fue el primero y el principal, que, libre y exento de todo pecado, desterró y destruyó para nuestro bien la tiranía del mismo pecado. Pero no te puede a ti caber parte de esta victoria sin industria y diligencia tuya; porque cuando Cristo dijo aquellas palabras de tan gran consolación, que fueron: "Tened confianza, hijos, que ya yo os he vencido al mundo"9 . Quiso ponernos esfuerzo y darnos buena esperanza, mas no
quiso que por eso nos descuidásemos, o nos dejásemos caer con la carga, viendo que teníamos quien as! nos la ayudase a llevar, sino que hagamos lo que debemos y todo lo que es en nosotros con su gracia, y así por Él venceremos siempre, mientras que de El tomáremos ejemplo para pelear. De forma que entre dos tan conocidos peligros, siempre debes tomar tal medio que ni en confianza de la gracia de Dios te duermas seguro, haciendo la conciencia ancha, ni tampoco, desmayado y atemorizado por la dificultad de la guerra, te rindas, y pieidas juntamente el corazón y las armas.
Capítulo II. De las armas necesarias para la caballería y guerra cristiana.
Pienso yo que a la disciplina militar y para el ejercicio de esta guerra espiritual pertenece, lo primero y más principal, que tengas muy conocido y pensado con qué género de armas y con qué enemigo te has de combatir, y asimismo que estas armas las tengas

a la mano, porque no pueda alguna vez aquel engañoso espía, que es el demonio^
haJhne desarmado ni lomarte desapercibido.
En las guerras que pasan entre los hombres, muchas veces pueden los caballeros descansar, o cuando es invierno y no hace tiempo de estar en el campo, o entre tanto que1, duran las treguas. Mas en esta nuestra pelea, todo el tiempo que en el cuerpo vivimos, ni un ■
í solo momento nos cumple dejar las armas. Siempre es necesario estar en el campo, y aun a punto de guerra, siempre traer escuchas y velas, porque nunca nuestro enemigo descansa. Antes cuando parece que está más pacífico, cuando finge que huye o quiere hacer treguas, entonces urde mayores engaños. Y por esto nunca es menester andar más sobre aviso que cuando nos quiere hacer creer que ya tiene gana de paz. Y nunca menos se debe temer que cuando en guerra campal y descubierta95 nos acomete. .
Así que el primero y principal cuidado ha de ser, que nuestra alma no se halle sin armas; porque si armamos el cuerpo por no temer la espada de un ladrón, más razón es que armemos el alma porque esté a su salvo y se libre de traición. Están armados nuestros enemigos para destruirnos, y nosotros tendremos pereza de armamos porque no nos perdamos? Velan ellos por matarnos, y no velaremos nosotros por escapar?
Mas porque de las armaduras de esta milicia y caballería cristiana más particularmente hablaremos adelante, por ahora solamente digamos, en suma, de dos armas principales que ha de tener el cristiano a quien conviene pelear con aquellas siete gentes, que son cananeos, ceteos, amorraos, fereceos, gergeceos jeveos y jebuseos96. Quiero decir que, así como al
pueblo de Israel escogido por Dios, le fue necesario, para entrar en aquella tierra que el mismo Dios le tenía prometida, haber de pelear primero con estas siete gentes que hemos. dicho y con sus reyes, y así de esta manera por su lanza ganaron la tierra, echando de ella a sus enemigos para poderla poseer a su salvo; así no menos le cumple al cristiano, para haber de gozar del reino del cielo, para el cual Dios le crió, aparejarse a pelear con todo el gran escuadrón de los vicios, y así por fuerza de armas ganarle, venciendo primero aquellos siete que suelen contar por principales capitanes de este ejercicio de los vicios, que son los siete pecados mortales.
Estas dos armas principales que digo, son la oración y la ciencia de la ley y palabra de
' Dios. Cuando el Apóstol nos enseña que nuestra oración sea sin cesar97, tanto es como
mandarnos que siempre estemo armados. La oración pura lleva nuestros deseos y aficiones al cielo, que es una torre tan alta donde nuestros enemigos no podrán alcanzar. La ciencia, o conocimiento de las cosas que Dios manda, viste y arma nuestros entendimientos con doctrinas necesarias y con reglas saludables. Y por esto cumple que estas dos no se falten jamás una a otra, sino que la una siempre socorra a la otra, y como amigas se concierten a ser de un parecer.
La una, que es la oración, llama a Dios y le pide. La otra enseña lo que se debe pedir. La gran confianza en Dios y la esperanza hacen que la oración sea con hervor98, y que, como dice Santiago, no tenga hombre duda de alcanzar lo que pidiere99. Y la ciencia te ;
enseña que lo que hubieres de pedir sea en el nombre de Jesús, que es Salvador, conviene a í .) saber, que pidas cosas saludables. Y mira como es necesario en este caso el saber, pues aun•
los hijos del Cebedeo, cuando muy sobrepensado llegaron a Cristo a pedirle cierta merced, oyeron de su boca esta respuesta: "No sabéis lo que pedís"100. Verdad es que de estas dos
hermanas la oración es la más principal, porque .habla con Dios y se entiende con Él, mas también de la ciencia tenemos grande y no menor necesidad.
Y no sé yo en qué manera el que se escapa de Egipto, que es de los vicios, como ahora tú, se atreverá a meterse seguramente por camino tan luengo101 y tan dificultoso como este
del cielo, sino llevando delante los dos capitanes Moisés y Aarón. Por Aarón, que era sacerdote, entendemos la oración. Y por Moisés, dador de la vieja ley, significamos la ciencia y conocimiento de la ley. Mas así como no conviene que en la ciencia haya falta, así no cumple que la oración sea floja ni se tome de mala gana. Mira que peleaba Moisés contra sus enemigos con solas las armas de la oración, y siempre vencían los suyos cuando él tenía las manos alzadas en alto, pero en dejándolas caer, conviene saber cuando la oración era sin espíritu, luego los suyos eran vencidos102.
^Túj por ventura, cuando oras solamente tienes ojo a cuantos salmos mal rezados has pasado por la boca, y piensas que en el mucho parlar está puesta toda la virtud de la oración. Y este es un vicio principalmente de aquellos que aún son como niños principiantes en la letra sin levantarse ni crecer a la madurez del espíritu. Mas oye lo que en este caso nos enseña Cristo por san Mateo: "Cuando oréis no cuidéis de multiplicar muchas palabras, como hacen las gentes que no conocen a Dios, que piensan ser oídos por su mucho hablar. No queráis pareceros a éstos, pues sabe vuestro padre celestial lo que habéis menester antes que se lo pidáis"10*. Y san Pablo tiene en más cinco palabras bien sentidas y
que salgan del corazón que cien mil pronunciadas así solamente por la lengua . No hablaba Moisés palabra por la boca, y decíale Dios, qué me quieres? Para qué me llamas tan recio? A dar a entender que no el ruido de los labios, mas el deseo ardiente de las entrañas es el que toca las orejas de Dios más adentro que ningunos alaridos recios por aca defuera.
Ten pues este remedio muy a la mano y usa aprovecharte de él, y así en sintiendo que
el enemigo te acomete, o que los vicios pasados te retientan, mira que luego levantes tu entendimiento y corazón con muy cierta confianza al cielo, donde te ha de venir el
. Pero es menester también que levantes las manos arriba, quiero decir que, para
que la oración sea acepta106 a Dios, y por ella alcancemos lo que cumple a nuestras almas, es
muy seguro remedio ocuparse el hombre en obras de caridad, y que éstas no tengan respeto acá a los hombres, ni a deseos de cosas terrenales, sino a solo Jesucristo, y por amor suyo se hagan, que esto es alzar las manos al cielo.
Vista ya la gran virtud de la oración y la necesidad que de ella hay, no por eso es razón que desprecies la ayuda que de la ciencia puedes tener. Para lo cual debes bien considerar que antes que el pueblo de Israel gustase y se hartase de aquel maná celestial, y del agua que salió de la piedra, harto pensaban que hadan en poder huir y escaparse de sus enemigos, y contentándose con esto, nunca osaron acometer de pelear con aquellas gentes llamadas amalecitas, ni hacerles rostro, ni aun acercarse a ellos, hasta que este manjar del cielo los esforzó107 *. Con este mantenimiento esforzado después aquel noble caballero
David despreciaba todas las huestes de sus enemigos, diciendo: Aparejaste, Señor, en mi presencia una mesa de saludables manjares que me dan sustancia y fuerzas para con todos los que me persiguen .
Creemé tú a mi, hermano mío amado, que ninguna tentación, por muy recia y grave
, que sea, te pueden los enemigos traer, a la cual no deseche y haga huir109 el ardiente estudio
de las letras sagradas; y ninguna adversidad tan triste puede acaecer que con ellas no se haga ligera de sufrir.
Y pues aquí decimos que por el maná, que era un manjar celestial que daba mucha virtud, se significaba el conocimiento de las santas y sabrosas Escrituras, porque no pienses que soy tan atrevido que me lo saco esto de mi cabeza, hallarás que hay muy grandes doctores que así lo declaran, y con esto me podía yo ahora satisfacer y pasar adelante. Pero mejor será que un poco nos detengamos a cotejar cuán a propósito hace la comparación, y cuán bien se apropia la ciencia y conocimiento de la ley de Dios a aquel maná110. Y para
esto, cuanto a lo primero, debemos notar que aquel maná no nacía de la tierra, sino como rocío caía del cielo. Donde podemos entender la diferencia que hay entre las letras o ciencias humanas, que son terrenales, y las letras divinas, que son celestiales. Porque toda la Escritura Santa divinamente fue inspirada, y sólo Dios es autor de ella111.
Item, en ser el maná menudo denota la humildad del estilo de la Escritura Santa, que
' no procede con razones muy hinchadas ni por primores de decir muy afectados112, sino
con una llaneza común y muy igual se nos comunica, y así, bajo aquellas palabras humildes y como desechadas, encierra misterios muy altos y Sacramentos admirables. En ser el maná blanco entendemos que aunque no hay ninguna doctrina que sea puramente humana que no tenga por algún cabo algún tizne de error, pero que sola la doctrina de Jesucristo es toda blanca sin ninguna tacha, toda pura sin ninguna mezcla y toda muy limpia sin ninguna mácula. Que el maná era algo durillo, y tenía un poco de aspereza, nos significa que los misterios de aquellas palabras sagradas están escondidos y encubiertos debajo de aquella letra. Y por eso, si solamente gustas de la sobrehaz113 de ella y de la cáscara que por defuera
se muestra, no te parecerá que hay cosa más dura ni más desabrida. Y así no habían cierto gustado más de la corteza de aquel maná celestial los que habiendo oído a Cristo decían: i
"Duras y recias palabras son éstas, quién las podrá sufrir"114; pero procura tú y trabaja por
sacar el meollo del sentido espiritual, y verás que ninguna cosa hay más suave, más zumosa, i ni más dulce.
Fin-’mente, esta palabra "maná” que es hebraica, tanto quiere decir en aquel lenguaje, como si dijésemos "qué es esto?". La cual significación también viene muy a propósito de la escritura divina que, como en ella no hay cosa por demás, ni una tilde, que no sea digna de preguntar y de saber qué es, y de qué nos debemos maravillar, con razón le podemos dar aquel nombre de maná diciendo: Qué es esto?.
Y porque, si bien te acuerdas, dijimos arriba que el maná, y también el agua que salió de la peña, dieron gran virtud para pelear a los hijos de Israel, ya que hemos probado cómo por el maná se entiende la ley divina y el conocimiento de ella, veamos ahora aquí cómo también la ciencia de la misma ley de Dios se significa por nombre de agua. Y de esta manera de hablar, que es llamar aguas a las escrituras divinas y al conocimiento de esta ley sagrada, usa muchas ve— ?’ Espíritu Santo en los libros del Viejo y del Nuevo Testamento, según parece por muchos ejemplos.
Leemos, en un salmo, de las aguas que traen consigo toda hartura y abundancia, donde David se glorifica haberse criado115. Leemos en Salomón, las aguas que la sabiduría
de Dios derrama a las entradas de sus caminos116. Leemos de aquel gran río de que Ezequiel
habla por figura, y cómo no le podía pasar por vado117. Leemos de aquellos pozos que hizo
Abraham, y cómo los cegaron sus enemigos los filisteos, echando en ellos mucha tierra, hasta que Isaac los tornó después a abrir y a limpiar118. Leemos aquellas doce fuentes, a
donde los hijos de Israel, después de haber andado cuarenta jomadas, hubieron de pararse a recrear cuando estaban ya tan desmayados que no podían andar atrás ni adelante119. Leemos también en el Evangelio el pozo sobre el cual nuestro Salvador Jesucristo, cansado del camino, se asentó120. Leemos las aguas de Siloé, a donde Él mismo envió al ciego para
que curase
la vista122. Leemos asimismo el agua que hecho en el bacín para lavar los pies
de sus apóstoles123.
Y por no contar más cosas por menudo, has de saber que en esta significación que he dicho se hace muy continua mención en las letras sagradas, de agua, de fuentes, de pozos y de ríos. En lo cual se nos pone delante y encomienda, que diligentemente escudriñamos las figuras y misterios encerrados en las Santas Escrituras.
Si no dime, qué cosa es en este propósito el agua escondida en las venas de la tierra, sino los misterios encubiertos con la letra? Qué cosa es matar e! agua de sus venas acá afuera, sino declararse los misterios y secretos maravillosos escondidos debajo de ella, los fl cuales, cuando por muchas partes se manifiestan para edificación y provecho de lósl oyentes, quién duda sino que, según esto, ya muy bien se podrían llamar ríos?. Así que es lajj
, conclusión que, si del todo te ofreces y te das al estudio de las Sagradas Escrituras y te 1 5 ejercitas en considerar la ley de Dios de día y de noche, no temerás los peligros del día ni de J ' la noche, conviene a saber, que en prosperidades y en adversidades nunca te apartarás de Él.dj
Y así, a cualquier acontecimiento y sobresalto de tus enemigos te hallarás armado y Jj
También te digo que para esta milicia y pelea cristiana no del todo repruebo ni me í
• parece muy mal que como caballero novel una persona como tú se ensaye y ejercite en las J
letras de los honestos y limpios poetas y filósofos gentiles, con tanto que sea 3
* templadamente y cada, uno, conforme a su edad, las tome como de paso, sin hacer en ellas fl mucho hincapié, y de manera que no se detenga allí hombre sin querer pasar adelante, ‘3 como algunos que en esto se envejecen y aquí emplean y gastan todo el tiempo de su vida, d San Basilio convida e invita a sus sobrinos, siendo niños, a estos tales estudios, para después | enseñarles las buenas costumbres cristianas, y san Agustín aconsejó a su amigo Licencio que torne a dar otra vuelta a la poesía que antes había gustado. Ni san Jerónimo se M
arrepiente de haber amado la sierva cautiva, que es de haberse dado a las letras humanas. Y es muy alabado san Cipriano porque de los despojos que tomó de Egipto enriqueció el
templo de Dios. Quiero decir, porque de las letra de los gentiles se aprovechó para i
edificación de nuestra religión cristiana.
Mas tampoco no querría que con las letras gentiles se pegasen envueltas sus malas
costumbres, que en lo demás yo te digo que hallarás, si quieres, en ellas hartas cosas que »
para bien vivir te pueden harto aprovechar. Y no se debe desechar ni menospreciar lo
bueno, aunque sea gentil el que lo enseña. Así no despreció Moisés, con toda su santidad, el
consejo de Jetro124, que era gentil. Créeme que componen y crian el ingenio de los niños
aquellas letras humanas, y le aparejan y hacen hábil para venir mejor después en W
conocimiento de las divinas. A las cuales quererse hombre atrever a llegar así del primer
salto con sus manos lavadas, o, por mejor decir, sin lavar los pies ni las manos, parece una g. manera de sacrilegio y de desprecio de Dios y de sus cosas. Y así san Jerónimo reprende la -W desvergüenza y el desacato de los que, nuevamente salidos de los estudios y letras profanas, osan luego ponerse a tratar y enseñar las divinas, no te parece que son más atrevidos y W desvergonzados los que lo hacen sin haber gustado ni aprendido otras letras algunas?125
Digo también que así como la lección de la Santa Escritura no te traerá algunas veces
mucho fruto, si en sólo la letra muerta te paras, y con aquella te contentas; así, por el contrario, no te traerá poco provecho la poesía de Homero y de Virgilio, si tienes aviso que lo que dicen es figurativo, porque tienen otra doctrina y ejemplos de dentro, que no así tan ligeramente se muestran afuera. Y esto ninguno me lo negará, si algo ha gustado de la doctrina de los antiguos doctores, por poco cjue sea. Mas también te amonesto que otros poetas deshonestos en su decir, no te cures126 de verlos ni oírlos, a lo menos para mirar 121 * *

muy de propósito sus cosas, si no fueses ya tan fuerte que lo hicieses -con intención de aborrecer y desechar mejor los vicios viéndolos allí escritos, o con pensamiento de amar más encendidamente la virtud y honestidad, cotejándola con las cosas deshonestas. De los filósofos, la verdad es que los platónicos son los que, así en muchas de sus sentencias como . en el estilo y forma de decir, se allegan en gran manera a las figuras de los profetas y del
Evangelio, mas peligrosa cosa es saberlos127.
Y por esto baste que no te hará daño gustar y probar de todas estas letras de losa gentiles, haciéndose, como tengo dicho, en la juventud y templadamente, con buen aviso y L.' cautela, y con discreción de escoger lo bueno entre lo no tal, y todo ello de camino, a manera de quien pasa adelante, y no de quien mora ni se para en ellas, y principalmente al cabo refiriéndolo todo para gloria de Jesucristo. Y de esta manera a los limpios todos les será limpio; así como por el contrario, a los no limpios ninguna cosa, por buena que sea, les es limpia128. Y no te será tenido a mal, aunque de esta manera tengas, como Salomón,
en tu casa sesenta reinas y ochenta mujeres otras no tan legítimas, y otras innumerables / doncellas, quiero decir, libros y escrituras de las ciencias humanas, con tal condición que| sobre todas te sea única esposa, y sola en tus ojos hermosa y muy amada la sabiduría^ divina, que es la paloma blanca, casta y sin hiel, como el mismo Salomón en el libro de los cantares la pinta12’. De esta manera, también los del pueblo de Israel, cuando les parecía
bien alguna cautiva de las extrajeras, se podían casar con ella, cortándole primero los cabellos y uñas, y así de extranjera la hacían natural y de su ley150. De donde podemos
entender que si nos agradan las ciencias humanas, quitándoles las cosas superfluas y no provechosas, las podemos convertir buenamente a la ley de Dios en nuestro provecho.
De esta manera, Oseas, profeta, hizo matrimonio con la que había sido mujer errada,
mas los hijos que de ella hubo no fueron para sí, sino para Dios . Y así el santo
ayuntamiento del profeta con mujer que había sido fornicaria, acrecentó hijos en la casa y
familia de Dios. De esta manera leemos que los hijos de Israel, cuando salieron de Egipto,
por algunos días comieron de un cierto pan cenceño1’2 y hecho de una masa sin
levadura03, que consigo habían sacado al tiempo de la partida; mas este manjar acabábase
luego y no les bastaba para tan largo camino, y as! descontentos de él , vinieron después a
gozar del maná celestial. Así también tú, dejados ya aparte después los estudios humanos, apresúrate cuanto pudieres a gastar del maná, que es la divina sabiduría, la cual te hartara y esforzará cumplidamente, hasta que, como vencedor que ha salido con su empresa, llegues al lugar de las palmas, que es a recibir el premio que nunca perecerá.
El Arcediano en el tema de la filosofía discrepa de Erasmo. Así mientras éste aconseja seguir a los
platónicos.- “£ Philosophis autem Platónicos tescqui malim...* el traductor añade al texto de Erasmo: “mas peligrosa
cosa es saberlos”.

Mas mira todavía que una y otra vez te amonesto que no cumple llegar a las letras sagradas, sino lavadas primero las manos; esto es con mucha pureza de corazón y de obras; Porque de otra manera podría ser que la medicina por culpa tuya se te tornase ponzoña, y que el maná135 se te podreciese , sino lo comieses para convertirlo en las entrañas de tú
alma y para abrazarlo con buenos deseos. Y podría acaecerte lo que a aquel Oza, que sin acatamiento se llegó a sostener con sus manos profanas el arca del Señor, que quería
. Y así recibió luego allí el pago de su demasiado comedimiento con su arrebatada
muerte, sin que su buena intención le valiese.
Lo primero, pues, que debes hacer en la lección de la Santa Escritura, es estimarla y tenerla en mucho y pensar que aquellas sagradas letras son, como en la verdad lo son, unas vivas y verdaderas respuestas y sentencias venidas del cielo, y aun salidas de los secretos de la divinidad. A las cuales, si religiosa y devotamente, si con acatamiento, reverencia y humildad te allegares, luego sentirás una divina inflamación, una nueva alegría, una maravillosa mudanza, una consolación increíble, una afición muy de otra manera que antes, con deseo de una reformación131 nunca pensada. Verás los deleites y pasatiempos de
aquel celestial esposo de tu alma. Verás las joyas y recámara de aquel riquísimo Salomón. Verás los tesoros escondidos de la eterna sabiduría. Mas guárdate no seas importuno, ni vayas sin tiento, así luego de rondón, a entrar atrevidamente en el más secreto aposento? Mira que es muy baja la puerta, guarda no des tal golpe con la cabeza, que te haga tornar atrás.
Demás de esto, haz contigo esta cuenta, y piensa que ninguna cosa de cuantas ves por los ojos ni de cuantas traes entre las manos, es tan cierta y verdadera como lo que allí en la Santa Escritura lees. El cielo y la tierra bien pueden faltar, pero no tengas miedo que de las palabras de Dios falte ni una letrica, ni una tilde que no se cumpla13’. Húndase el mundo,
anden y revuelvan, que en fin los hombres podrán mentir, y cosa es muy posible que ellos yerren. A lo menos la verdad de Dios nunca errará ni faltará, y así como ni quiere ni puede
engañar a nadie, así no hay nadie, por mucho que sepa, que baste para engañarle.
De los exponedores de la Santa Escritura querría que escogieses para ti más principalmente aquellos que menos se asen a la letra y más se levantan en el espíritu. Cuales son primeramente, después de san Pablo, Orígenes140, en lo que san Jerónimo le aprueba,
como el papa Gelasio lo declara, Ambrosio, Jerónimo y Agustín. Digo esto porque veo algunos de estos nuevos teólogos insistir y arrimarse a la letra más de lo que es menester, y gastar su tiempo más en argumentos sutiles e ingeniosos, que en sacar a luz los misterios provechosos que están escondidos. Como si no hubiera dicho verdad san Pablo "que nuestra ley es espiritual"Hl. Yo he visto y oído algunos que tienen tan gran
contentamiento de sus glosillas, que ahora se inventan, que ya las declaraciones de los
doctores antiguos las desechan y las tienen por cosas de sueño, y tan satisfechos están con la confianza que les pone haber pasado las sutilezas de Escoto, que muchos, sin leer por ventura en su vida la Santa Escritura, se tienen ya por muy perfectos y acabados teólogos. Los cuales, puesto que digan cosas muy sutiles, si dicen o no misterios dignos del Espíritu Santo, y si hablan con aque1 -spíritu con que se deberían tratar las cosas de Dios, júzguenlo
otros.
Lo que yo a ti te aconsejo es que, si tienes por mejor aprovechar y medrar en las cosas"! x del espíritu que en estar más armado para argumentos y cuestiones, y si quieres antes p. mantener, el alma que satisfacer al curioso apetito del ingenio, que revuelvas y leas I principalmente los libros de los santos doctores antiguos, cuya santidad es más aprobada, I cuya doctrina es más abundosa142, que harta más y es más excelente, cuyo estilo y modo de
hablar ni tiene sequedad ni poquedad, y cuya manera de declarar se llega y aplica más a los sagrados misterios. Pero no piense nadie tampoco que digo esto como quien no tiene en
nada a los nuevos, mas como quien quiere tener en más lo más provechoso, y lo que especialmente hace más a tu caso.
Y porque aquel espíritu divino tiene en la Sagrada Escritura su cierto lenguaje, sus figuras y semejanzas, y otras maneras por sí de hablar, éstas primeramente con gran diligencia has de conocer y mirar. Porque así como la buena madre y cuerda, cuando cría su hijo, para que el niño la entienda le dice palabras apropiadas a su niñez, y así finge que habla trabucándose143 como el mismo niño, así la sabiduría divina se ha con nosotros en su
hablar. A los que son ternecicos144 en Cristo dales leche145. Y a los que están flacos en las
cosas de Dios, a los cuales san Pablo suele llamar enfermos, a estos tales dales otro pasto, como legumbres, porque no tienen aún estómago para otra cosa mejor146
Tú date prisa a crecer y a salir de niñez, porque puedas gustar y gozar de manjares de más sustancia. Y pues la divina sabiduría, como madre piadosa, se abate y humilla por su parte a esforzar tu bajeza, levántate tú también por la tuya a considerar su gran alteza. Es cosa monstruosa y contra natura que el hombre sea siempre niño. Demasiado regalo es, y muy gran flojedad, nunca querer dejar de estar enfermo. Mejor te sabrá y mejor provecho te tendrá el entendimiento de un versículo147, si, quebrada la cáscara, sacares el meollo de
dentro y rumiares bien en él, que si todo el salterio cantases de boca, solamente atendiendo a la letra.
La razón, por la que yo con alguna más diligencia te amonesto levantes el corazón al entendimiento espiritual, es que ya por experiencia he visto un yerro, que no solamente reina en los ánimos de la gente vulgar y que sabe poco, más aun de aquellos que en hábito148 y nombre confiesan que guardan la perfección de la religión cristiana. Muchos de
los cuales piensan que toda la santidad y culto divino está puesto en pasar cada día por !a boca muchos de los salmos, sin entender aún apenas la letra de ellos. Y no creo que es otra la vMiml iMroue ^nios ahora la devoción verdadera y religión de algunos religiosos, y aun
Lgo filiada y flaca, y casi irse deshaciendo, sino porque se envejecen en
coh^ sk* la docilité evangélica y en la letra exterior de la Santa Escritura sin trabajar de con\s>M tu alcanzar la espiritual inteligencia de ella, y no oyen las voces que Cristo da en eL Evadió diciendo: ”La carne (que es la letra muerta) no aprovecha nada, sino el espíritu' es r* me .i !a vida"149* Ni las de san Pablo, que, conformándose con su maestro, dice: “Lr
letra uta y el espíritu vivifica*150. Y en otra parte dice: "Sabemos que esta nuestra ley es _
espiutu.d, y no carnal"151; y las cosas espirituales no vienen bien sino para personas j
espirituales.
l u otro tiempo usaban subirse a un cierto monte para adorar allí en él; pero ahora ya
Dios, que es el padre de los espíritus y distribuidor de ellos, en espíritu quiere ser de;
nosoiivs adorado152. Aunque tampoco no quiero menospreciar la flaqueza de los que, por‘;
falla de entendimiento más alto, hacen esto que pueden, pronunciando con simplicidad yj
pura fe aquellos salmos llenos de misterios. Mas antes digo que, así como en las
encamaciones155 se dicen algunos vocablos y palabras que dicen que los mismos
encantadores aunque las nrenuncian no las entienden, y todavía creen que hacen para su propósito; así también las palabras divinas, aunque del todo no se entiendan, hemos de creer que hacen provecho a los que con pura fe y afición limpia y buena las dicen u oyen, yj que los santos ángeles, que están presentes y las oyen, se convidan y mueven a dar ayuda a
Y la verdad es que san Pablo154 no desprecia a los que de esta manera alaban a Dios, o*,
hablan así en lenguaje diverso y que no lo entienden, mas convídales y aun oblígales a que sigan otras gracias que sean más provechosas, y que procuren gozar de otros dones mucho más excelentes. A los cuales, si alguno no pudiere subir ni llegar, más por falta natural de ingenio o por otra alguna inhabilidad que no por su culpa ni maldad, este tal, a lo menos en esto, muestre su buena voluntad, en que no estorbe ni embarace a los que se esfuerzan por pasar adelante, si no oiga lo que dice san Pablo: Hermanos, el que tiene libertad para comer de cualquier cosa que se venda en esta plaza sin muchos escrúpulos, no es razón que por eso presuma de menospreciar al que no usa de tal libertad155. Y por consiguiente este
otro, que no se atreve así a comer lo que quiera, mire no se atreva tampoco a juzgar al otro,
que tiene más espíritu que él, porque le ve comer de todo.
Mas tú, que de tan próspero ingenio fuiste dotado, no querría yo en ninguna manera que en la letra estéril y sin fruto te parases mucho, sino que dieses prisa por alcanzar los misterios más escondidos. Y que a esta diligencia, casi importuna, le ayudases muchas veces con oraciones, hasta que te abra el libro sellado con siete sellos, aquel que tiene la llave de
David con que cierra156, de arte que nadie puede abrir los secretos escondidos del Padre.
Los cuales ninguno conoce, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo quisiere revelarlos157.
Mas, no miras a dónde ha venido a parar nuestra plática, casi sin sentirlo? Mi propósito era de escribirte la forma de cómo habías de vivir y no de cómo habías de estudiar. Pero hemos rodeado un poco el caminof*por poderte mejor mostrar una tienda propia y conveniente, como ves, donde puedas comprar las nuevas armas que para esta tu nueva caballería son necesarias. Así que, tornando al propósito primero, si de los libros de los gentiles cogieres lo bueno que en ellos hallares, y a la manera de las abejas, volviendo por los huertos de los autores antiguos, y dejando las flores que fueren ponzoñosas, gustares de las que tienen más virtud y zumo más saludable, yo te hago cierto que será armar harto bien tu ánimo y proveerle a lo menos para esta vida común que llaman moral. Quiero decir, que aprenderás a ser sabio y prudente, y a vivir templada y honestamente; porque aquella Palas, que los gentiles llamaban diosa de la sabiduría, también tiene sus armas, que son las buenas doctrinas y ejemplos, y tales armas no se deben tener en poco ni desecharse, con tanto que cualquier cosa verdadera que por allá hallares, pienses que aquélla no es sino de Jesucristo.
Mas aquel arnés entero que mejor arma158, que hace más a nuestro caso, y aun que es
cierto algo más fino que el otro escudo de Vulcano, que dicen que no había tiro que le pudiese faltar159, éste, como es cosa divina, no aprovecha buscarle por estas tiendas
humanas que he dicho, sino que le hemos de hallar160 en la gran sala de las armas, que es la
Sagrada Escritura, donde nuestro gran capitán David, que es Dios, por un concierto maravilloso, tiene puestos a punto todos los aparatos de guerra que a sus caballeros son necesarios para pelear de lejos y de cerca con los filisteos, que son los demonios. De estas armas que yo ‘digo ni se armó Aquiles el de Homero, ni Eneas el de Virgilio, por más que nos quieran hacer entender que no les faltaba hebilleta161, pues vemos cuán torpemente
fueron vencidos, el uno de ira desmedida, el otro de amor deshonesto.
Y no sin causa decían los sabios antiguos que las buenas armas no se fabrican en cualquier herrería, sino donde se juntan a fraguarlas Vulcano y Minerva. Que a su diosa Minerva has de saber que la hacían ellos abogada de las ciencias y de los ingenios, y hacían señor del fuego a otro que se llamaba el dios Vulcano, como aquellos que les costaba muy poco inventar dioses para cada propósito, como quien los hace de barro. Pero lo que" sacamos para nuestro propósito es que cuando el ingenio, dotado una vez de buena sabiduría, viene a ser templado en la fragua del amor de Dios, queda tan recio y de tanta perfección, que no tiene miedo al diablo que se le ponga delante, ni aunque el cielo se caiga a pedazos, no ha miedo que lo tome debajo.

’° Alcalá: “hablar", error.
,6t hebilleta: hebilla pequeña. Hebilla; "Para decir que alguna cosa de adomo y aderezo está de todo punto
acabada, usamos este término: “No le falta hebilla”, tomado a mi parecer de la milicia, cuando se compra o se viste un arnés o coselete, cuvas piezas están trabadas con hebillas". COVARRUBLAS, o. c.

Mas mira que primero cumple que deseches de ti las armas del soberbio Saúl, que soi más pendas que provechosas, y a David más le embarazaban que le ayudaban al tiempo d pele.u con aquel gigante Goliat . Y tras esto, cogerás luego de la ribera del río de la Santa Escritura cinco guijarros pequeños, que son por ventura, como dice el Apóstol162 163, cinccf
palabras sentidas que salgan del corazón, que valen más que diez mil dichas así de boca, y, después loma la honda, que es la perseverancia; que con tales armas, en fin, se derriba aque^ nuestro único y principal enemigo, padre de la soberbia, que es satanás, al cual nuestra cabeza, que es Cristo, ya hubo vencido. Y cómo, si piensas? No ves cuando le vino <¡ tentar, cómo le respondió con palabras de la Sagrada Escritura?164 165 * 167 168 Pues qué fue aquello,-
sino como quien de este arrobo pone guijarros en la honda para enviar descalabrado al que le traía guijarros en la halda , etc.?.
Quieres, pues, ahora saber qué son las armas del caballero cristiano? Oye lo que dice el libro de la Sabiduría : que tomará Dios las armas con el celo de volver por su honra, y amará también a toda su gente gara vengarse de sus enemigos. Echarase a cuentas unas corazas de justicia, y su capacete6 será una regla de juzgar muy derechamente. Embrazará
su escudo muy recio, que es la igualdad y razón que no sufre fuerza ni se 16’ falsar, y
su lanza amolada169 será su ira muy extraña. Léese también en el profeta Isaías: Armóse-'
Dios de justicia, como de una cota de malla; y puso en su cabeza por yelmo una voluntad yj poderío que tiene para salvar a los que le siguieren; cubrióse de una vestidura muy propia para poder entrar sin duelo haciendo recia justicia; y atavióse como de una ropa de celo y propósito de vengarse170.
Pero171 * si te parece que demos también una vuelta por la sala de las armas de san
Pablo, capitán por cierto asaz diestro en ellas y señalado, allí hallarás muy buen recuerdo para esta nuestra caballería. Que aunque no son las armas que allí tiene, como él mismo se.. dice , hechas de hierro y acero como estas otras humanas, y así mucho menos son para , matar los cuerpos ni para defenderlos cubriendo con ellas la carne; pero son unas armas espirituales, fuertes y poderosas por virtud de Dios, para destruir y asolar los perversos consejos y dañosos pensamientos de quien se quisiere hacer fuerte y enhestar173 lanza
contra él y contra la publicación de su doctrina174. Son bastantes asimismo, para derribar
por el suelo a quien quiera que, confiado en su poder o saber humano, pensare de alzar cabeza contra la sabiduría de Dios, que es contra su evangelio y contra los que manifiestan la verdad de él.
Allí hallarás abundancia de estas armas de Dios, ofensivas y defensivas, de que te podrás aprovechar en el tiempo del mayor peligro175. Hallarás asimismo armas des
inocencia y de justicia para la diestra y para la siniestra, conviene a saber, según se declara el I mismo san Pablo: para saberte valer en tiempo de prosperidad y de adversidad; y para que } ni favores ni disfavores.de nadie te aten las manos, ni te tapen la boca, ni basten para estorbarte de hacer y decir lo que debes como caballero de Jesucristo176. Allí habrá también
que ceñirte una muy recia cinta de caderas, que es la verdad, con la cual, apretados los lomos del alma, te hallaras muy desenvuelto y firme contra todos los halagos de los bienes y saber de acá del mundo, que tienen solas las apariencias de bien y de verdad, y ni lo uno ni lo otro es bueno ni verdadero. Habrá demás de esto loriga177 de justicia que, con muy
fina malla y muy reciamente trabada de virtudes, guarde y fortalezca el corazón178.
Hay también otra pieza muy singular y muy necesaria, que es el escudo de la fe viva,> de quien apuntamos algo arriba en el principio; con el cual, teniendo muy cierta y total confianza que Dios ha de cumplir con nosotros todo lo que nos ha prometido, y teniendo • asimismo delante de los ojos la pena que está aparejada para quien no hace lo que debe, y creyendo firmemente que todos los trabajos que por su servicio y con paciencia acá recibimos nos han de ser mayor corona de gloria en el cielo, no habrá tiros mortales ni persecuciones que nos vengan de parte de satanás y de los hombres que siguen su bando, que no las recojamos todas ligeramente en este escudo, de tal forma que nunca mucho nos j calen ni aun hagan mucha mella estas tentaciones en nuestra alma. Demás de esto para la • cabeza hay un capacete que el mismo san Pablo, también como Isaías, lo llama de salud179. Conviene a saber que nuestra consideración y pensamientos sean en Jesucristo, que es nuestra cabeza y nuestra verdadera salud, mediante el cual hemos de ser salvos. Y sobre todo hallarás una espada maravillosa, que es la palabra de Dios, la cual, tratándose espiritualmente, es tan cumplida y tan afilada, que alcanza hasta las entrañas y hasta el alma, y no hay cosa que le pongan delante que todo no lo corte y cerceñe18 .
Pues, quien con este aparejo tan escogido se armare de punta en blanco, es cierto que se hallará con tanto orgullo que sin miedo presumirá de decir aquella animosa y esforzada palabra del mismo san Pablo, que dice: Quién bastará ahora para apartarnos de la caridad y amor de Jesucristo, a quien tanto debemos? Habrá tribulación, por grande que sea, ni angustia, ni hambre, ni desnudez, ni peligro, ni persecución, ni que veamos la muerte a los ojos, que nos haga dar paso atrás111? Qué te parece cuán poco caso hace de unos enemigos,
tan fieros que no hay a quien no hiciesen temblar? Pues, quieres oír otro más recio atrevimiento? Dice así después: a todos estos muy ligeramente los venceremos, y nos quedará el brazo sano, y aun cuantos más vinieren podrán tan poco, que en lugar de apartarnos de Jesucristo, nos harán que le amemos más; porque viendo delante tan recios z enemigos, conoceremos cuán poco valen nuestras fuerzas ni valdrán nuestras armas paral
icsistirlos, y UM(
más de vcrdad Pucsta toda nuestra confianza
iccibimoj, y viendo l )ios esta nuestra fe y que en sólo Él confiamos, luego
en las que de Él corresponderá r
||a, como suele y como aquel que tanto nos ama, de donde se sigue que a nosotros se nos
doble el amor cou P
Y aun me pairee que no he dicho nada, dice san Pablo, porque toda aquella cuadrilla, es de enemigos coqmrales o visibles, y con estos tales más parece que es esgrima que peleajl por eso quiero pasar más adelante y aun subir más arriba, y digo como aquel que lo ha probado, que tan grandísimo es el esfuerzo que se cobra con estas armas, que tengo porf muy atrevido que ni muerte, ni vida, ni ángeles, aunque sean los que llaman Principados, ni los llamados Virtudes, que son de tanto poder, ni milagros que se nos pongan delante para en este mundo, ni promesas, aunque sean de ganar el cielo, ni amenazas de ir al infierno, ni’ reciura182, sea cuán poderosa quisiere, ni otra cosa ninguna alta ni baja, conviene a saber, ni
demonios de los que andan por lo alto, ni de los que están acá en lo bajo, ni que se nos. encubran so color de bien, ni que se nos descubran que vienen con mal, ni todo lo demás que se puede pensar de cuanto hay en el cielo y en la tierra y en el infierno, no será parte para apartarnos de la caridad y amor que tenemos puesto con Dios, siendo, como lo es, el
medianero de este amor y el que ha hecho estas tan firmes amistades entre Dios y nosotros,V Jesucristo su hijo, Nuestro Señor. ¡Oh cuán bienaventurada confianza, y que esfuerzo tan$ espantable éste, que con estas armas de luz, como él mismo las llama, ha cobrado un
parvo
, conviene a saber, un hombre bajo y de poca manera como el nombre se lo trae
consigo, y que él mismo se llama en otra parte estropajo y el desecho del mundo!184 :
Para tener, pues, estas armas de tanta virtud, te podrán aprovechar las letras sagradas,* ejercitándote en ellas muy de corazón, y así no tendrás necesidad que yo te amoneste ni enseñe. Mas, pues, tú así lo quieres, quiero yo, por serte obediente, fabricarte este ^Enchiridion^ que quiere decir arma pequeña, y muy manual, como una daga o puñal, para que nunca lo dejes de la cinta, y lo tengas tan a mano que ni en la mesa ni en la cama lo quites de a par de ti; y para que si alguna vez te fuere forzado andar algún largo camino, entendiendo en algunas cosas de esta vida, y se te hiciere de mal llevar todas tus armas, que seria cosa pesada, a lo menos porque en tal caso no te acaezca jamás que el enemigo venga a traición y te halle ni un momento desarmado, no te pese si quiera de traer contigo este puñalico pequeño, que es muy propio para esto, porque ni es cargado para traerle ni sin provecho para defenderte.
El es en verdad pequeñuelo; mas si de él sabes usar amaestradamente, juntando con él el escudo de la fe, yo te digo que fácilmente podrás hacer cara a cualquier rebate y acometimiento de enemigos, y darte tal maña que no recibas ninguna herida mortal.
Mas ya me parece que es tiempo que probemos a dar alguna orden o maña cómo se ha de usar de estas armas. La cual si tu con diligencia aplicares a tu ejercicio, yo confío que nuestro emperador Jesucristo te sacará vencedor de esta batalla, y con muchas alegrías y gozo te llevará a aquel i su ciudad de Jerusalén, donde no hay ningunos
alborotos ni ruido de guerra, sino paz perpetua y un sosiego perfecto. Mas entretanto, ten por cierto que acá toda la esperanza de salud está puesta en las armas.
Capítulo III. Que lo principal de la sabiduría es conocerse el hombre a sí mismo, y de dos maneras de sabiduría, una falsa y otra verdadera.
Por lo que ahora acabamos de decir, parece que la paz es un sumo bien, adonde todos
los hombres refieren y aplican sus deseos, y aun los mismos amadores del mundo, aunque
la paz de estos es falsa, como ya hemos dicho. Esta misma paz prometían en otro tiempo
los filósofos a los que seguían sus doctrinas; mas, cierto185, los traían engañados, porque la
verdadera paz sólo Cristo es el que la da, y el mundo no puede darla116. Para poder venir ay
esta paz y tener entrada a ella, hay una sola manera, y esta es, tener guerra con nosotros^ tyy*... mismos, peleando fuertemente contra nuestros vicios, pues son tan contrarios de las1 <*‘z‘
virtudes, que nuestro Dios, como aquel que es en sí la misma virtud y el padre y hacedorj P \ \
de todas las virtudes, tiene con ellos perpetua enemistad y discordia, siendo Él la misma paz ¡ ' f nuestra.
Has de saber más adelante, que junta una masa117 de todos estos vicios enemigos
nuestros y suyos, la llamaban unos filósofos nombrados estoicos, que eran muy devotos de la virtud, "stultitia" en latín, que, según este propósito, querrá aquí decir locura mezclada con necedad de mal arte, que es peor que esta otra locura que viene por falta de seso natural, y a esta misma masa de vicios que digo la llaman acá en las Sagradas Escrituras "malicia”, que es como un minero de donde nacen todos los vicios. Y así como la suma de todos los vicios se nombra malicia, que es un muy gran mal, así hay un muy gran bien en lo contrario de ella, al cual así los filósofos antiguos como los nuestros cristianos llaman "sabiduría”, que es una bondad excelente y perfecta, en la cual no hay más que pedir.
Y ésta, según lo dice el Sabio, vence a su enemiga la malicia, cuyo padre y gobernador es el malicioso y perverso demonio, príncipe188 de las tinieblas189. Y así, quienquiera que
anda bajo la capitanía de éste, anda en tinieblas, y a sus pasos contados se va a las tinieblas y noche del infierno. Por otra parte, el autor de la sabiduría, o por mejor decir la misma sabiduría, es Jesucristo, nuestra verdadera luz, que sólo él quita la noche de la locura y necedad humana, y deshace las tinieblas de la malicia como eterno resplandor que es de la gloria del Eterno Padre190; y así por consiguiente, nos hace esta merced, que demás de
haberse hecho nuestra redención, para los que somos llamados a su ley evangélica, y nuestra justificación, pues mediante Él somos justificados, así, cuanto toca a nuestro propósito, Él es nuestra verdadera sabiduría, según lo afirma san Pablo diciendo también así: Nosotros predicamos a Jesucristo crucificado, cosa de que los judíos se escandalizan, parcciéndoles qw es contra su ley, y nos calumnian por esto como a perversos y llenos de® malicia, y de quv los gentiles por otra parte se burlan, paredéndoles que es contra su saber,® y así nos tienen por gente loca y llena de necedad, pero a los que Dios trae para sí deja entrambos linajes de gentes, a estos Cristo les es, no malicia, sino antes la misma virtud dejí Dios, y no necedad ni locura, sino la misma sabiduría de Dios,191 mediante la cual|j
podemos, siguiendo al mismo Hijo de Dios, vencer también y triunfar de nuestro enemigo, que es como hemos dicho la malicia, contando que este nuestro saber sea en á
Cristo, en cuya virtud hemos de vencer.
Esta sabiduría abraza tú, hermano mío, y a ésta llégate desechando ya y despreciando 'j
la otra de acá del mundo, que para que la tengamos en mucho se llama falsamente í
sabiduría, no siéndolo, y con esta nuestra contrahecha se nos querría vender muy caro, y
así a los locos les pone deseo de sí, como quiera que, según san Pablo, no hay mayor locura
en presencia de Dios que la que es tenida por sabiduría en presencia del mundo; porque eu lugar de traer provecho al alma, le trae daños con su presunción, la cual estorba que no nos ® bajemos a aprender la verdadera sabiduría, y es menester olvidar aquella si queremos salir W con esta otra que es la que nos ha de valer, oyendo a san Pablo: Si hay alguno entre J® vosotros, dice él, que sea tenido por muy sabio, y que le parezca a él que basta para mostrar gra a otros, créame, vuélvase como quien no sabe nada, y así sera bastante para aprender la sabiduría de Dios, pues todo el saber del mundo es para con Dios muy jjran necesidad192. Y
un poco antes dice san Pablo así: Promete Dios por el profeta Isaías19 que Él destruirá la M
sabiduría de estos sabios del mundo dándoles a entender cuán poco les aprovecha, y que Él -W reprobará la prudencia de los prudentes para que de mejor gana busquen la suya. Si no ® mostradme, dice san Pablo, algunos de aquellos que presumían de sabios en su ley, y que 3 no tenían en nada a nadie, porque les parecía que alcanzaban los misterios de ella. Y qué es W de los otros que estaban muy ocupados en las ciencias y secretos de naturaleza, sin conocer al que es sobre toda ella, y con esto no había quien pudiese con ellos? Cierto, los unos y los'!» otros han caído de su altivez de pensamientos, y toda su sabiduría les ha mostrado Dios -A que era una pura bobería”4.

0

0